Adicción a las redes: No subestimarla

Nuestra realidad y mundo hoy es completamente distinto al de hace 20 años. Obviamente, la tecnología trajo un montón de beneficios y ventajas en nuestra vida diaria, acortó tiempo-espacio en las relaciones (tanto afectivas como relacionadas con el mundo laboral) y esto fue un plus que permitió facilitar varios aspectos.

Sin embargo, no todo es positivo. La tecnología, especialmente las redes sociales, introdujeron sus propios problemas, que existían en el mundo anterior pero los potenció de una forma novedosa. Hay que tener en cuenta que estas plataformas que venden publicidad como beneficio principal, al ser gratuitas para los usuarios, el producto no es el feed o las apps, sino que son los usuarios, y las empresas buscarán mantenerlos allí la mayor tiempo posible.

Por eso, los algoritmos de las redes están pensados y preparados para incentivar al usuario a quedarse y, potencialmente, hacer clicks en las publicidades que ofrecen.

Esto no es malo en sí, más allá de ciertos problemas que surgieron en el mundo a través de las fake news, el bulllying virtual, el mobbing, etc. El problema es la dependencia que los usuarios tienen por estas plataformas virtuales, y determinadas expectativas que ponen en la aprobación que generan.

como entender la adiccion a las redes sociales

Los instrumentos tecnológicos pueden conducir a la pérdida de control de la conducta de la persona, ya que muchas personas se introducen allí para aliviar su malestar emocional y, como con cualquier sustancia, las redes se transforman en un refugio frente las expectativas frustradas que la vida real ofrece para esas personas.

Al producir esta dependencia, la persona puede experimentar sentimientos de ansiedad, irritabilidad, depresión y desesperación cuando no está cerca o disponible el uso de estas redes. Cabe destacar que esta realidad alternativa que son las redes sociales, muchas veces sesgan la realidad a la conveniencia de los distintos mensajes que se reproducen.

Esto produjo que en muchos ámbitos se hayan reproducido en los últimos tiempos el odio, racismo, xenofobia u otros mensajes peligrosos.

Las redes sociales dan aprobación a cualquier tipo de mensaje y esto produce un sentimiento de placer. Por eso, determinados pensamientos que no eran aprobados socialmente en la vida diaria, aquí encuentran pares y se relacionan entre ellos.

Lo importante es tratar estas adicciones como cualquier adicción.

No se puede pensar la adicción al celular o a las redes solamente por el soporte, sin considerar a la persona que lo sufre. Es necesario adaptar el tratamiento a los niveles de adicción, al entorno afectivo y laboral que rodea a la persona, a su nivel de ansiedad y a todo aquello que pueda influir en la vida del adicto. Los tratamientos pueden ser individuales o grupales, pero deben ser adaptados a cada uno de los pacientes.

Al mismo tiempo es necesario trabajar en la autoestima y en la aceptación de uno mismo, un factor muy importante en las redes sociales, ya que los usuarios suelen dar una imagen diferente de la que llevan en la vida diaria y buscan con estos mensajes la aprobación de sus pares y los usuarios que los siguen.

Por todo esto no hay que subestimar el uso de las redes sociales, ni tampoco considerar que el uso excesivo es malo de por sí. El problema es cuando el resto de los factores de la vida no satisface a la persona y las redes se convierten en un escape fácil frente a una cotidianidad que no conforma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s